La Fundación

La importancia de la música es incuestionable como bien artístico y por eso no se puede negar su acceso a nadie. Es la sociedad la que tiene que adaptarse para eliminar barreras y hacerla accesible a todos. Con la colección que ahora presentamos pretendemos demoler un primer muro que suponga un punto de partida para seguir haciéndolo en futuras ocasiones.

Fundación Música Abierta

Fundación Música Abierta
Interpretar música no consiste en la mera actividad de producir sonidos con un instrumento, supone mucho más. Implica mejorar la creatividad, desarrollar la capacidad de expresar sentimientos e ideas, facilita las relaciones sociales, educarse culturalmente y en valores, divertirse, aumentar la capacidad de pensamiento abstracto, la memoria, la atención y la concentración.

Cuando un hijo, un amigo, un compañero o cualquier persona del entorno más cercano vive rodeada de músicos es natural que sienta curiosidad por participar e intentar formarse, aprender a tocar un instrumento, juntarse con amigos para formar una banda de rock, tocar duetos para piano y flauta con sus compañeros de conservatorio, o simplemente deleitarse tocando en soledad. Este es el caso de Pablo, que se ha criado rodeado de un ambiente musical envidiable: su hermano Samuel toca la trompeta, su madre es pianista, y algunos amigos estudian en el conservatorio. Pablo tiene problemas en la motricidad de su mano derecha y por esta razón comenzó a tocar la trompa, aunque le habría gustado aprender piano. Él no quiere tocar en ninguna orquesta importante el día de mañana, pero le gustaría poder disfrutar tocando el piano con el resto de sus compañeros y amigos. 

La Fundación Música Abierta ha vivido muy de cerca el caso de Pablo y de otras personas que por el hecho de tener una discapacidad no han podido acceder a los estudios musicales como el resto. Por esta razón, el principal objetivo de esta Fundación es facilitar el acceso a la práctica musical a personas con alguna limitación, permitiéndole aprovechar todos esos beneficios de la música, también mejorar sus condiciones físicas (ampliar y mejorar la fluidez de los movimientos) y, sobre todo, permitiéndole participar en la sociedad con las mismas oportunidades que los demás.

A lo largo de la historia se han dado casos de músicos que por sufrir una discapacidad han tenido que adaptar sus músicas, o han buscado otros recursos para seguir tocando. Esta idea motivó el trabajo que aquí se presenta. No existen composiciones adaptadas a determinadas discapacidades, por ejemplo a esta dificultad de movimiento en la mano derecha. Por eso quisimos contar con un grupo de compositores situados en las cotas más altas del panorama musical contemporáneo, de los cuales varios han recibido importantísimos galardones y premios, y encargarles que crearan músicas adecuadas para estas personas. Se presentan en esta primera colección diez cuadernos con piezas para piano, guitarra, vibráfono, y algunos dúos para piano y otros instrumentos, acompañados de un CD que incluye una selección de algunas de ellas grabadas por tres prestigiosos intérpretes.

Los compositores, si bien han "simplificado" el trabajo de la mano derecha, no han actuado en detrimento de la sofisticación y nivel de las piezas, por lo que esta colección no sólo será un material útil para personas con dificultad de movilidad en esa mano, sino que pueden ser estudiadas en interpretadas por cualquier músico sin problemas de movilidad.

La Fundación Música Abierta quiere agradecer a la Consejería de Cultura de la Junta de Castilla y León y a la Fundación Siglo para las Artes su inestimable ayuda y colaboración para la realización de este ambicioso proyecto en el que siempre han creído y para el que nos han apoyado sin dudarlo debido al altísimo nivel de los compositores implicados y a la necesidad social de eliminar cada vez más barreras para ofrecer las mismas oportunidades a todas las personas.

Foto: Jesús Guerra Martínez